Cuando la acidez estomacal se repite más de una vez por semana durando varios minutos, posiblemente estemos frente a un problema más complejo: Enfermedad de Reflujo Gastroesofágico (ERGE).

Es habitual poseer un poco de acidez gástrica luego de una comida abundante o si nos acostamos luego de comer, pero si se trata de episodios ocasionales. Sin embargo, si la acidez se repite regularmente, deberías asistir a un especialista para realizar pruebas y exámenes correspondientes a fin de diagnosticar la ERGE u otra complicación.

Diagnóstico diferencial

En ocasiones, la enfermedad de disfraza de otras patologías de las cuales debe ser diferenciada:

  • Esofagitis,
  • Espasmos del esófago,
  • SII,
  • Gastritis crónica,
  • Cáncer esofágico,
  • Esófago de Barret,
  • Acalasia,
  • etc.

También puede ocurrir que el reflujo ácido agrava ciertas patologías como el asma. Siempre es prudente concurrir al médico para realizar estudios si notas que tu salud está variando.

Endoscopia superior

Endoscopia superior, una prueba efectiva para observar el esófago y el estómago. 

¿Cómo se diagnostica la ERGE?

El gastroenterólogo (médico que se especializa en el sistema digestivo) toma como principal signo para el diagnóstico de la enfermedad por reflujo gastroesofágico la presencia de reflujo persistente, es decir, acidez estomacal más frecuente de lo normal.

Cuando el reflujo gástrico es tratado y mejorado con cambios en el estilo de vida y medicaciones básicas como antiácidos, normalmente ya no se requiere realizar otro tratamiento ni otro diagnóstico.

Sin embargo, si la ERGE no mejora o los síntomas son poco claros, se requerirá realizar otras pruebas y exámenes. Cabe aclarar que no existe un análisis completamente seguro para diagnosticar la ERGE.

Endoscopía superior o esofagogastroduodenoscopía

La Endoscopía superior también llamada esofagogastroduodenoscopía es un estudio realizado por un gastroenterólogo en el cual se introduce un endoscopio (tubo fino y flexible con una luz) por la boca para observar el interior de los órganos que componen el sistema digestivo hasta el duodeno, es decir, esófago, estómago y duodeno.

En la parte delantera del endoscopio se ubica una cámara que transmite la imagen de los órganos por su interior hasta un monitor. Si el gastroenterólogo observa lesiones esofágicas moderadas o graves, posiblemente se diagnostique una Enfermedad por reflujo gastroesofágico.

Se trata un examen muy útil para observar el interior del aparato digestivo, evaluar la gravedad de la ERGE, la presencia de otras complicaciones como úlceras, lesiones, irritaciones, presencia de bacterias.

A su vez, mediante esta prueba se extraerá una pequeña porción de tejido del interior del esófago para realizar una biopsia. La biopsia es fundamental para detectar posibles alteraciones precancerosas.

Para realizar este procedimiento se requiere una anestesia líquida en la garganta y si es necesario, sedantes.

Monitoreo del pH del esófago

La mayoría de los profesionales considera que la prueba del pH esofágico es la más precisa para determinar la presencia de reflujo gástrico en el esófago.

Esta prueba consiste básicamente en medir la cantidad de jugos gástricos que suben por el esófago en cualquier actividad que se realiza a diario: trabajar, mirar televisión, comer, etc.

Para realizar este estudio se requerirá un poco de anestesia y si fuera necesario, sedantes.

El procedimiento consiste en introducir una sonda nasogástrica (tubo largo y delgado) por la nariz o por la boca hasta llegar al esófago. Luego se dejará allí adherido a la persona por 24 horas completas.

En el extremo de la sonda que se encuentra en el interior del esófago se localiza un pequeño instrumento que capta el ácido que se desplaza por el esófago proveniente desde el estómago. Estos datos obtenidos por el sensor en el extremo de la sonda, son enviados a un monitor en el otro extremo donde son observados en la pantalla como mediciones.

Una prueba de esta índole puede ser útil para contar con un registro del reflujo gástrico de cada momento del día y tener una visión más clara sobre qué alimentos, actividades y demás quehaceres diarios son los que causan mayor reflujo y sean factores intervinientes en el desarrollo de la ERGE.

Manometría esofágica

Otra prueba utilizada para diagnosticar la Enfermedad por Reflujo Gastroesofágico es la manometría esofágica. Este examen consiste en medir la fuerza y acción de los músculos del estómago y esófago.

El procedimiento consiste en ingresar un tubo delgado por la nariz o por la boca hasta el estómago, previa utilización de anestesia en la zona. Posteriormente, se le pedirá que realice la acción de tragar mientras el gastroenterólogo retira despacio el tubo que había ingresado.

A medida que el gastroenterólogo retira el tubo una computadora registra la presión que ejercen los músculos del estómago y el esófago.

Es una prueba muy útil para detectar posibles fallas en el Esfínter esofágico inferior (EEI) el anillo muscular que se encuentra en la unión del esófago y el estómago y cumple la función de válvula.

Si la prueba arroja resultados positivos detectando debilidad del EEI posiblemente el gastroenterólogo evalúe la posibilidad de una intervención quirúrgica conocida como cirugía antirreflujo.

Prueba seriada gastrointestinal superior

La prueba seriada gastrointestinal superior no es empleada específicamente para determinar la ERGE o el reflujo gástrico, sin embargo, puede dar una imagen más acabada del estado del tracto gastrointestinal superior.

La prueba es efectuada por un radiólogo el cual será el encargado de interpretar las imágenes. Para realizar este procedimiento es necesario mantenerse en ayunas o según crea conveniente el especialista. Se beberá una dosis de bario y luego se tomarán radiografías con una máquina de rayos X. El bario atravesará el esófago, estómago y otros órganos del aparato digestivo y pondrá en evidencia cualquier funcionamiento incorrecto.

Esta prueba puede ser útil para detectar estrechamiento del esófago, por ejemplo, úlceras, llagas, hernia de hiato, entre otros signos que pueden ser causados por la ERGE.

En ocasiones, la prueba con bario puede generar malestares corporales como náuseas, vómitos, inflamación. Posiblemente, requiera una dieta específica luego de realizar este examen.

Conclusión

Estas son las pruebas y exámenes más habituales para detectar la Enfermedad de Reflujo Gastroesofágico en aquellos casos que el diagnóstico sea difuso o se requiera realizar un diagnóstico diferencial.

Es importante consultar a un gastroenterólogo ante cualquier signo de esta condición. Recordemos que la acidez estomacal puede no ser peligro en primera instancia, pero si no se la controla como es debido, al cabo de un tiempo, se convertirá en un factor de riesgo para enfermedades mucho más complejas como esófago de Barret, por caso.reflujo acido libro para descargar

Un tratamiento natural que puede ayudar a resolver el problema de la acidez estomacal es “No Más Acidez”. Un método creado por Jeff Martin, clínicamente comprobado. MÁS INFO <<<<

Si este artículo te resultó útil, por favor, ayuda a difundir la página compartiendo en Facebook, dándole Me Gusta, twitteando, haciendo en Google +.

Muchas gracias!

Otros artículos
Fuentes