Es una costumbre arraigada tomar un vaso de leche cuando sentimos que nos sube un poco de acidez de estómago por la garganta. Ni bien acabamos ese vaso de leche, el cual puede ser tibio o frío, la acidez disminuye en su intensidad en la mayoría de las ocasiones.

Pero ¿Cuánto tiene de cierto esta costumbre de beber un vaso de leche para aliviar el reflujo gastroesofágico? ¿Podría ser que se tratara de todo lo contrario: la leche acabará empeorando el episodio de acidez?

Veamos brevemente si está costumbre es cierta o una costumbre sin fundamento alguno.

Acidez Gástrica

La acidez gástrica o reflujo gastroesofágico es básicamente cuando el ácido del estómago y los alimentos que se encuentran dentro de él vuelven por el esófago hacia la garganta. Esto ocurre habitualmente por que el anillo muscular llamado Esfínter Esofágico Inferior (EEI) está con problemas, no cumpliendo adecuadamente su función de retener los alimentos y el ácido dentro del estómago.

Leche para la Acidez Gástrica

lacteos para la acidez

Beber un vaso de reconfortante leche es una costumbre arraigada en países que tiene tradición de producir o consumir leche y si tienes acidez estomacal, esta costumbre adquiere valores medicinales. El remedio popular se transmite de generación en generación, incluso muchos médicos de las viejas escuelas de medicina recomendaban con completo convencimiento beber un vaso de leche para acabar con el reflujo o para tratar úlceras pépticas, es decir, las que se ubican en el estómago o en los intestinos. (más…)